El Paso – Live – Marty Robbins

El Paso” (Marty Robbins) era una canción que le gustaba bastante a Rafa.
(Y la historia reflejada en la letra bien daría para un Blues).

El Paso.

En la ciudad de El Paso, al oeste de Texas
Me enamoré de una chica mexicana
Al caer la noche me dirigía a la cantina de Rosa
Donde la música sonaba y Felina daba vueltas

Más negros que la noche eran los ojos de Felina
Pícaros y malignos, me tenían hechizado
Mi amor era profundo por esta doncella mexicana
Estaba enamorado, pero sabía que era en vano

Una noche un joven vaquero llegó
Tan salvaje como el viento del oeste de Texas
Galante y osado, compartiendo un trago
Con la pérfida Felina, la chica que yo amaba

Enfurecido, lo desafié al derecho por el amor de esa doncella
Bajó la mano hacia la pistola que llevaba
Mi reto fue aceptado en menos de un instante
El apuesto desconocido yacía muerto en el suelo

Por un momento me quedé allí parado
Conmocionado por el acto de maldad que había cometido
Muchos pensamientos invadieron mi mente en aquel momento
Sólo tenía una oportunidad y ésa era huir

Salí corriendo por la puerta trasera de la cantina
A donde los caballos estaban atados
Cogí uno bueno, parecía que podía correr
Me monté a sus espaldas y cabalgué lejos
Tan rápido como pude del oeste de Texas
A las tierras baldías de Nuevo México

De vuelta en El Paso mi vida no valdría nada
Todo se ha ido en la vida, no me queda nada
Ha pasado tanto tiempo desde que vi a la doncella
Mi amor es más fuerte que mi miedo a la muerte

Ensillé el caballo y lejos me fui
Cabalgando solo en la oscuridad
Tal vez mañana una bala me encuentre
Esta noche no hay nada peor que este dolor en mi corazón
Y por fin, aquí estoy en la colina desde donde veo El Paso
Puede ver la cantina de Rosa allí abajo
Mi amor es fuerte y me empuja hacia delante
Bajando por la colina voy hacia Felina

A mi derecha veo a cinco jinetes
A mi izquierda una docena o más
Gritando y disparando, no puedo dejar que me cojan
Tengo que llegar a la cantina de Rosa

Algo va terriblemente mal, pues siento
Un intenso dolor en mi costado
Aunque intento permanecer en la silla
Estoy exhausto, incapaz de montar

Pero mi amor por Felina es fuerte y me levanto
Aunque estoy agotado, no puedo parar a descansar
Puedo ver la nube de humo blanco del rifle
Siento la bala hundirse en mi pecho

De la nada aparece Felina y me encuentra
Me besa en la mejilla y se arrodilla a mi lado
Envuelto por dos brazos cariñosos por los que moriría
Un leve beso, y adiós, Felina, adiós.

 

 

Deja un comentario